728 x 90

El Dilema de las necesidades y deseos, y su impacto en nuestras finanzas

El Dilema de las necesidades y deseos, y su impacto en nuestras finanzas
El Dilema de las necesidades y deseos, y su impacto en nuestras finanzas

Si haces esto teniendo en cuenta primero satisfacer tus necesidades básicas y luego ir en orden de prioridades hasta los deseos espirituales, tu salud financiera estará asentada en una firme base que se traducirá en calidad de vida duradera para ti y tu familia.

Aunque parecería algo tan sencillo que no requiere debate ni explicación la correcta discriminación entre las necesidades y deseos puede tener un impacto tremendo en nuestra salud financiera personal y familiar. Realmente aquí lo importante además de la identificación correcta de ambos renglones en nuestras vidas, es darles la importancia que ameritan en términos de la disposición de recursos para satisfacer cada uno.

Primero hablemos de necesidades, ¿qué te viene a la mente cuando escuchas esta palabra, necesidad?

Una definición que nos gusta muchos a nosotros por lo sencilla que es, es etiquetar como necesarias todas aquellas cosas sin las que nuestra vida no podría ser posible o por lo menos se dificultaría demasiado. Algunos ejemplos básicos de necesidades podrían ser:  agua potable, alimentos, medicinas, techo y cobijo, ropas adecuadas, comunicación etc.

¿Estos renglones mencionados se ajustan a tu idea de necesidad?

Es muy probable que si, sin embargo, existen otros muchos renglones que también podrían ser clasificados como necesidades dependiendo el uso que les dieras. Por ejemplo: electricidad, transporte, educación, salud mental, salud sexual y hasta algunos tipos de recreación.  ¿Estas de acuerdo con esta afirmación?

En realidad, la clasificación depende de que tan importante sea la satisfacción o el alcance de elementos determinados en tu vida, y esto a su vez depende de que tipo de vida llevas o hasta de las metas que te has propuesto. Me gustaría pedirte ahora que mentalmente hagas una lista de las necesidades en tu vida y la de tu familia.

Ahora hablemos de deseos, podríamos definir deseos como aspiraciones humanas que pueden ser de diferentes tipos incluyendo: aspiraciones materiales, aspiraciones sociales y hasta aspiraciones espirituales.

Y si te pregunto ¿Según tu punto de vista los deseos son buenos o malos?

Usualmente la percepción de la gente del concepto de deseos desde el punto de vista financiero es casi siempre negativa pues se asocia a mal uso del dinero.  Sin embargo, esto no es para nada real.  Desde nuestro punto de vista los deseos son “El combustible que mueve el cohete del desarrollo humano” pues definitivamente nos llenan de motivación y fuerza para hacer los sacrificios necesario en pos de alcanzar nuestras metas.

Algunos ejemplos de deseos de aspiración material serian: un carro, una casa, ahorrar dinero para el retiro, tener propiedades para rentar, tener un negocio etc.

Ejemplos de deseos de aspiración social podrían ser: graduarme de la escuela o la universidad, completar una maestría internacional, tener una familia, ser valorado por mis colegas, ser el líder de mi comunidad, convertirme en diputado o presidente del país.

Otros ejemplos de deseos de aspiración espiritual podrían ser: tener paz interior, ser un buen feligrés de mi religión, realizar actividades por el bien común, hacer viajes de peregrinación entre otras cosas.

Entonces si hay algo de que debemos estar consientes es de que tanto las necesidades como los deseos de los seres humanos son prácticamente ilimitados, pues solo basta con lograr satisfacer alguno para que automáticamente surjan muchos mas. Sino pregunta a quien  acaba de comprar una casa o a quien se acaba de graduar de la universidad si esta totalmente satisfecho con sus logros.

¿Y si las necesidades y deseos son prácticamente ilimitados, los medios a través de los cuales podemos alcanzarlos y satisfacerlos lo son también?

Definitivamente no, pues los recursos que disponemos son siempre limitados e infinitamente menores que todas nuestras necesidades y deseos, por tanto, la correcta administración financiera implica discriminar correctamente entre necesidades y deseos a fin de disponer nuestros recursos siempre escasos para la satisfacción en orden de prioridades de todas las necesidades y deseos que puedan surgir.   Si haces esto teniendo en cuenta primero satisfacer tus necesidades básicas y luego ir en orden de prioridades hasta los deseos espirituales, tu salud financiera estará asentada en una firme base que se traducirá en calidad de vida duradera para ti y tu familia.

Cesar Asiatico
ADMINISTRATOR
PROFILE

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos